Menú

Revalua

Otro sitio más

Ya tengo el carnet y ahora, ¿qué?

Si acabas de obtener tu carnet de conducir seguro que te sientes un poco perdido o perdida, especialmente si lo has conseguido a una edad avanzada. ¿Qué hago ahora? ¿Debo de comprar un coche o debo de esperar? El consejo que te dará cualquier persona que lleva tiempo conduciendo es que, si puedes hacerlo, compres un vehículo inmediatamente.

En la autoescuela aprendes cómo aprobar el carnet de conducir pero a conducir realmente aprendes en el día a día. Eso sí, lo más apropiado es buscar coches de segunda mano coruña ya que para personas novatas en la conducción suelen ser los más adecuados por muchos motivos:

-Seguramente salgas de la autoescuela con malas costumbres. En la autoescuela suelen asegurarse de que el vehículo no se te cale durante el examen enseñándote a conducir abusando del embrague, especialmente cuando uno se detiene ante un semáforo.

En estos casos es probable que hasta que pierdas esa mala costumbre estés haciendo que el embrague de tu coche se gaste en exceso. Si tiene que fallar, que sea el de un vehículo de segunda mano ya que seguramente cualquier arreglo sea mucho más económico que en uno nuevo.

Al igual que ocurre con el embrague ocurre con otros detalles de la conducción, como la forma de acelerar. Aunque los extras de un vehículo pueden darle seguridad y estabilidad, lo mejor es comprar uno sencillo para empezar, ya que de otro modo el conductor puede sentirse sobrepasado. Por ese mismo motivo se desaconsejan los vehículos con ordenador a bordo porque pueden acabar suponiendo una distracción en lugar de una ayuda.

-El aspecto psicológico también influye. Para muchas personas que aprenden a conducir ya mayores conducir un vehículo nuevo es una presión añadida. Tienen tanto miedo a arañarlo o a tener un golpe que acaban bloqueándose y en muchos casos acaban por no conducir. Un vehículo de segunda mano siempre se ve de otra manera.

Evidentemente, nadie quiere golpear su coche, pero no es lo mismo que suceda con uno nuevo de paquete que con un vehículo que, aunque nuevo para nosotros, no tiene el mismo valor.

Conducir un coche de segunda mano hace que muchas personas se sientan más relajadas y más tranquilas. Más adelante, cuando tengan seguridad en el volante, podrán optar por comprar un coche nuevo o por comprar uno de segunda mano más actual y con más prestaciones.

Vehículos que conservan su valor

Dicen que no hay peor inversión que un coche. Nada más sacarlo del concesionario ya comienza a perder valor y cada día que pasa, más valor que pierde. Pero esto no es igual de cierto en todos los casos. Mientras que algunos coches pueden costar tan solo la mitad pasados unos pocos años, otros conservan gran parte de su valor incluso cuando ya han superado su primer lustro de vida.

Cuando se acude a comprar un BMW de segunda mano es fácil comprobar que, en relación con otras marcas, el BMW ha perdido mucho menos valor y lo mismo ocurre con otras firmas de prestigio. Pero, ¿por qué sucede esto? ¿Se paga tan solo la marca?

No, lo cierto es que hay motivos para que estos coches continúen teniendo un gran valor aunque haya pasado tiempo por ellos siempre y cuando estén cuidados. Estos son algunos de dichos motivos:

-Su vida útil es mucho más larga. Tanto lo que se refiere a la chapa del coche como al motor, estos coches pueden durar incluso el doble que otras marcas. Un motor BMW que supera los cien mil kilómetros puede ser mucho más fiable que otro de otras marcas que no alcance los cincuenta mil. En algunos casos incluso es más fiable que ciertos motores nuevos.

-Son vehículos cuya línea no pasa de moda. Hay coches con diseños atrevidos y muy llamativos que pueden estar bien durante una temporada. Pero pasa la moda y el coche deja de ser divertido y moderno para verse anticuado y quizás incluso un poco hortera.

Un BMW siempre conserva su clase y su estilo incluso si sus líneas no son las más actuales. No se ve anticuado, se ve clásico. Y esta es una diferencia muy importante para el comprador, que no quiere invertir su dinero en algo desfasado o que ya no sea del gusto de la mayoría.

-Siempre tienen salida. Cuando se compra un coche de segunda mano de determinadas marcas el vendedor se quita un gran peso de encima y el comprador, si se arrepiente de su compra, tendrá que esperar tiempo para poder encontrarle un nuevo dueño a no ser que esté dispuesto a perder bastante dinero.

Un BMW siempre tiene mercado y siempre hay personas dispuestas a adquirir un vehículo de segunda mano de esta marca si está bien cuidado y ha sido tratado con el debido cariño.