Menú

Revalua

Otro sitio más

Venecianas: en los materiales está la diferencia

Ahora que se ha puesto de moda recuperar todo lo de antes, en muchas casas en las que había persianas de cajón se han empezado a instalar persianas venecianas. Los motivos son que cuando no se precisa un gran aislamiento de la luz, estas resultan más prácticas, pueden ser más decorativas y además ahorran el tener que poner cortinas, algo que no sucede con las persianas de caja, que sí necesitan de cortinas de tela.

Las persianas venecianas pueden estar realizadas en diferentes materiales, pero las más vendidas del mercado son tres: la madera, el aluminio y el pvc. Todas ellas tienen ciertas ventajas y también algunos inconvenientes que es necesario conocer para saber qué persianas hay que escoger para cada habitación.

Venecianas de madera: Son las más elegantes sin duda alguna y las que mejor aíslan del sol y del frío. Quedan bien en cualquier ambiente, tanto en los colores naturales de la madera como pintadas en otros tonos y ofrecen gran calidez. Por su belleza sustituyen perfectamente a las cortinas incluso en el salón.

El punto flaco de estas cortinas está en su precio ya que son bastante caras, especialmente las que tienen lamas gruesas de más calidad. También son un poco más complicadas de limpiar ya que para que mantengan su bonita apariencia se debe de utilizar un paño húmedo con limpiador de madera.

Venecianas de aluminio: Aíslan bien del sol y del frío, aunque no llegan a los niveles de las de madera. Pueden ser de diferentes tonos y son bastante ligeras. Sus lamas son flexibles por lo que se pueden doblar para mirar hacia afuera sin tener que levantarlas y sin que se estropeen.

Su precio no es tan elevado como las de madera y por eso se venden muchísimo más. Pueden incluso personalizarse para hacerlas más elegantes o forrar las lamas con tela. Su punto flaco es que no son buenas para ambientes húmedos.

Venecianas de PVC: Aunque aguantan bien la humedad no soportan demasiado bien el sol, además de que no son nada aislantes en este sentido. Se recomiendan para el cuarto de baño y para la cocina ya que sí proporcionan intimidad y no se oxidan.

Son las más económicas y, por eso mismo, muy populares, pero su poco aislamiento del sol hace que no sean demasiado recomendables para habitaciones o salas de estar. Estéticamente son las menos bonitas.

4 Detalles que harán especial tu sala de estar

La sala de estar es uno de los lugares de la casa en el que más horas pasamos y además, solemos hacerlo en familia o con amigos. Por eso, es la estancia principal de la casa y la que se convierte, en cierta manera, en el corazón de la misma.

Para que resulte especialmente acogedora y agradable es necesario pensar en los detalles, esos que la convierten en una habitación tuya y de todos los que habitan la casa. Estos son cuatro detalles que harán que estés mucho más a gusto en tu sala de estar.

estores a medida. Uno de los primeros detalles que se ponen en una habitación son las cortinas o estores. Los estores están ganando popularidad porque no ocupan tanto espacio. Hazlo a medida y consigue que encaje perfectamente.

-Un sofá cómodo y acogedor. Si la sala de estar es el corazón de la casa, el sofá es el corazón de la sala de estar. El elemento principal de la misma y por tanto tiene que ser cómodo y funcional.

Elige un sofá no solo por su diseño, también por su utilidad. De poco te valdrá un sofá muy bonito pero que tengas miedo de manchar o de rozar. Recuerda que es para vivir y para utilizar.

-Una mesa de centro funcional. La mesa de centro también se debe de elegir en función del uso que se le vaya a dar. ¿Te gustan los juegos de mesa en familia? Entonces escoge una suficientemente grande para que podáis acomodaros todos.

¿Eres de los que comen o cenan en la sala de estar? Entonces opta por una que se eleve para que puedas hacerlo cómodamente sin tener que llevar bandejas. Si te gusta poner los pies encima, escoge un material resistente y no le coloques demasiados adornos.

-Pequeños detalles personales. Son cositas tan pequeñas que parecen sin importancia pero que acaban dándole la personalidad y ese toque especial a la habitación. Un buen ejemplo es el ambientador escogido para la sala. El olor es algo muy personal y especial que rápidamente se asocia a una persona o a una habitación.

Los cojines del sofá también pueden darle un toque diferente a la sala, especialmente si se escogen modelos diferentes, originales o muy llamativos. Y también suelen destacar pequeñas plantas, portafotos o una pequeña figurita que es un recuerdo de alguien muy querido y que solía estar su sala de estar.

Materiales en persianas y cortinas 

Gracias al progreso en la investigación de materiales para la decoración y el mobiliario del hogar hoy en día podemos tener acceso a alternativas a las clásicas persianas venecianas de PVC o las cortinas de algodón.

En el caso de las persianas, el PVC ha sido el material más habitual en las últimas décadas, y sigue siendo una opción interesante por su buena relación entre el coste y las prestaciones. No cuesta demasiado, es un buen aislante y son bastante duraderas. Un material más tradicional y que se está recuperando en los últimos tiempos es la madera. Pero la madera es más cara y tiene un mantenimiento más complejo.

Pero el material que más está difundiéndose entre las persianas venecianas es el aluminio. A su favor están sus excelentes capacidades aislantes, en relación al frío, al calor o al ruido y su magnífico aspecto. El problema es que suelen ser un poco más caras.

Por otro lado, entre las cortinas existen también muchos nuevos materiales sintéticos o incluso híbridos mezclando productos  orgánicos e inorgánicos. No obstante, los tejidos naturales siguen siendo los preferidos de muchas personas. El algodón, el lino o la seda son tres tejidos ‘históricos’ que ofrecen excelentes resultados.

Entre los nuevos, podemos destacar por ejemplo el teflón, una fibra no inflamable que aguanta muy bien el calor y que es extraordinariamente resistente. Al teflón lo conocemos también en la ropa y es muy posible que tengamos alguna prenda en la que este tejido sintético forme parte de su composición.

Aparte del precio, algunas de estas fibras sintéticas no consiguen el mismo efecto a nivel decorativo que las fibras naturales y es ese aspecto el que hace dudar a muchas personas. Por eso también existen fibras que mezclan tejidos naturales y sintéticos de forma que se intenta ofrecer lo mejor de ambos manteniendo un coste relativamente bajo.

A la hora decidirnos por unas persianas o cortinas también debemos tener en cuenta los materiales porque son clave tanto en el acabado de los materiales como en la calidad sobre todo en relación al aislamiento.