Menú

Revalua

Otro sitio más

Aprende a degustar el caviar como los auténticos expertos

Seamos sinceros, para la mayoría de nosotros el caviar no es un alimento que haya formado parte de nuestra mesa desde la infancia. Y por eso, cuándo acudimos a una reunión en la que se sirve y quizás nos enfrentamos a él por primera vez, tenemos dudas sobre cómo actuar.
La mejor manera de explicar cómo se come el caviar es explicando cuáles son los errores más comunes entre aquellos que lo van a probar por primera vez y que delatarán ante todo el mundo que son totalmente profanos en la materia.
-Servirse mucha cantidad. El motivo por el que la gran mayoría de las personas se sirven cantidades muy pequeñas de caviar no es porque quieran ahorrar dinero al anfitrión, conocedores del alto precio del producto.
La razón es que estas huevas tienen un sabor muy intenso y una cantidad demasiado grande haría que resultara muy fuerte. En este caso, menos es más y es preferible quedarse cortos a pasarse y estropear el bocado.
Se cuenta que a principios del siglo XX, cuando el caviar se puso de moda en los eventos de la alta sociedad, al lado de la mesa en la que se servía se colocaba una escupidera. El motivo era que mucha gente no soportaba su sabor y de este modo facilitaban que pudieran desprenderse de él.
-Aplastarlo como si fuera mermelada. Una de las características que le dan calidad a las huevas es el hecho de que estén enteras. Al servirse el caviar estas deben de seguir así y romper en la boca donde liberarán todo su sabor.
Por eso, se colocan suavemente sobre la tostada o el panecito en el que se van a comer y en ningún caso se golpean o aplastan para extenderlas. Solo se dejan caer en el sitio y recuerda, en pequeña cantidad.
-Morder la tostada. La tostada en la que se sirve el caviar debe de ser pequeña para un solo bocado. Si se sirve de este modo no es adecuado morderla para evitar de esta forma romper las huevas antes de que estén en la boca.
Solo si el anfitrión ha cometido el error de colocar panecitos o tostadas demasiado grandes se permite morderlas por motivos obvios.
-Usar demasiados aderezos. El caviar debe de saborearse solo, como mucho con un poco de crema agria lo que para muchos puristas es ya un exceso. Algunas personas lo acompañan de diferentes aderezos que, en opinión de los expertos, solo sirven para disimular caviares de mala calidad.
En cualquier caso, un solo aderezo es suficiente y en ningún caso de deben combinar varias, ya que se desvirtuaría el sabor del caviar.