Menú

Revalua

Otro sitio más

Vandalismo y modas

Parece que en los últimos tiempos los actos de vandalismo van por modas. Si en una ciudad se quema un contenedor es frecuente que en los días siguientes aparezcan quemados más en distintos puntos de la ciudad. A veces, esto es causado por una persona o un mismo grupo que se dedican a realizar este tipo de acciones, pero en otras ocurre que lo hacen diferentes grupos o individuos que no tienen nada que ver entre sí.

Esto ocurre principalmente porque al conocerse estos actos en la televisión o las redes sociales, aparecen imitadores. Se trata de ciertos personajes que, atraídos por la publicidad que generan estos atentados a la propiedad pública, deciden tener su momento de fama protagonizando algo similar.

Este tipo de acciones acaban causando graves daños a las arcas públicas y en consecuencia al bolsillo de todos los ciudadanos. Pero también tienen repercusiones en las propiedades privadas. Cuando se quema un contenedor es frecuente que también acaben ardiendo coches que están aparcados al lado del mismo, con el consecuente problema para sus propietarios.

Incluso puede ser que las propiedades privadas sean el objetivo de los actos vandálicos. Directamente se queman vehículos o se decide romper espejos o arrancar las chapas identificativas de la marca con los consecuentes daños estéticos en el coche.

Muchas veces, ha ocurrido que el objetivo de este tipo de acciones sean los comercios y otros negocios. Desde graffitis en sus paredes y en los cristales de los escaparates, hasta silicona o palillos en las cerraduras que obligan a llamar a un Cerrajero urgente Bilbao 24h para poder abrir el establecimiento a la mañana siguiente.

Los daños para estos negocios son muy grandes, especialmente para pequeños comercios que se ven obligados a recurrir a los seguros para poder limpiar sus paredes o cristales y cambiar los cierres. Pero si esto ocurre en más de una ocasión, el seguro puede acabar penalizándoles duramente, por lo que muchos acaban pagando de su bolsillo para evitar tener que buscar un nuevo seguro o encontrarse con que no quieren hacerles póliza en ninguno.

La presencia de la policía en las calles, patrullando no solo en coche sino también a pie, es fundamental para acabar con estos problemas y modas ya que está demostrado que así que se identifica a alguno de los responsables y se le imponen multas y sanciones, el resto dejan de realizar estas actuaciones.