Menú

Revalua

Otro sitio más

Cambiar de compañía de móvil

No nos dejan otra opción mas que cambiar. Mientras no se demuestre lo contrario, las compañías de telecomunicaciones son unas de las que peor entienden el concepto ‘atención al cliente’. Prefieren captar clientes de otras compañías que mantener contentos a los propios. Por eso, los usuarios debemos estar siempre alerta buscando otras opciones en el mercado.

Revisando tarifas masmovil pude comprobar que buena parte de las compañías tradicionales no tienen ofertas que puedan competir con las nuevas. Es normal, las empresas más jóvenes también necesitan captar clientes, por eso rompen el mercado con algunas ofertas que son difíciles de rechazar.

¿Alguna vez has hecho un ‘amago’ de cambiar de compañía? Es uno de los trucos más habituales, aunque ojo porque no siempre sale bien. Os puedo contar mi última experiencia en este sentido. Aunque había visto algunas tarifas masmovil muy atractivas tenía la intención de pasarme a una de las grandes compañías punteras por la oferta que daban de televisión.

Llevaba más de 2 años con la misma compañía. Hacía ya tiempo que me había vencido la permanencia. Al contrario de lo que había oído por ahí, nadie se puso en contacto conmigo para hacerme alguna oferta. Dicen que cuando se te termina la permanencia, la compañía se acuerda de que existes y te vuelven a hacer alguna oferta para que vuelvas a enganchar otra permanencia. Pero la verdad es que en mi caso, nada de nada.

Me lo pusieron todo bastante fácil para irme. La realidad es que la televisión de la compañía con la que estaba no funcionaba nada bien. Era un despropósito. La otra compañía que me interesaba ofrecía un todo en uno bastante atractivo (televisión, móvil e internet). Llame y lo arregle. A las pocas horas, recibí un llamada de mi vieja compañía (esta vez sí).

No tardaron en ofrecerme una súper oferta difícil de rechazar. Cuando vieron que mi intención no era amagar, si no que iba en serio y que me daba igual su oferta, redoblaron la oferta. Pero yo me mantuve firme porque no me podían ofrecer la televisión de la otra compañía. Pero está claro que no hay nada como una portabilidad para recibir las mejores ofertas del mercado.