Menú

Revalua

Otro sitio más

Reformas integrales en cuatro pasos para personas que no tienen tiempo.

Si estás pensando en hacer reformas casa seguramente tiembles con todo lo que crees que se te puede venir encima y no sepas ni cómo empezar. Pero tener poco tiempo no es un impedimento para poder realizar una buena reforma del hogar y conseguir además un precio justo. Te vamos a explicar cómo llevar a cabo una reforma en solo cuatro pasos y sin tener que invertir nada de tiempo:

1-Utiliza una página para encontrar empresas de reformas. Actualmente hay muchas páginas en Internet que te ofrecen varios presupuestos gratis para tus reformas. Escoge una de estas páginas, envía tus datos y deja que te pongan en contacto con tres, cuatro y hasta cinco empresas diferentes.

Piensa que vas a tener que recibirlas para que te puedan realizar el presupuesto de la reforma, así que opta por el número de empresas que vas a poder atender, pero evita que sean menos de tres.

Exige que las empresas sean legales y que estén especializadas en todo tipo de reformas. Ellos deben de llevar a cabo todo el trabajo sin que tú tenga que contratar nada por separado.

2-Compara los presupuestos de forma óptima. Debes de pedir a todas las empresas exactamente lo mismo y con la misma calidad de materiales. De este modo la comparación de los presupuestos será muy rápida.

Si todos presupuestan lo mismo, solo tendrás que mirar el precio y las garantías y contratar a una empresa que realice la obra.

3-Un contrato con todas las cláusulas. En el contrato con la empresa de reformas debes de obligarlos a que figure una fecha de inicio de la obra y una fecha de finalización. Cualquier retraso debe de tener asociada una penalización en forma de descuento en el precio final.

4-Deja todo en sus manos. Las empresas de reformas integrales se encargan de todo. Ellos son los que van a pedir los permisos pertinentes en el ayuntamiento, van a realizar los proyectos que sean precisos, coordinarán a los diferentes trabajadores y garantizarán el resultado final.

Si algo no queda a tu gusto no tendrás que ir detrás del fontanero o del pintor, todas las reclamaciones las harás directamente a la empresa de reformas que son los que se encargan de ofrecer las garantías y de exigir las responsabilidades pertinentes.

Tú limítate a pasar de vez en cuando para asegurarte de que todo está bien. Como ves, hay una forma de realizar una reforma rápida y sin demasiados quebraderos de cabeza.