Menú

Revalua

Otro sitio más

Transforma tu terraza en un lugar de juegos

Llega el frío y tu terraza abierta se convierte en un verdadero desierto. Ya no apetece salir ni para limpiarla y en lugar de un espacio de diversión y ocio se convierte en una tediosa obligación y en metros cuadrados muertos.

Por eso quizás deberías de plantearte el consultar con una empresa de cerramientos especializada en terrazas cubiertas y hacer que tu terraza sea un fantástico lugar de juegos para tus hijos durante todo el año.

Aquí te aportamos algunas ideas que seguro que resultarán muy útiles para aprovechar una terraza de cierto tamaño durante todo el año:

-El primer paso, desde luego, es cerrarla. Solo si está totalmente cerrada se puede climatizar para que sea habitable durante todo el invierno sin importar el frío que haga.

-Si se va a utilizar durante mucho tiempo, lo mejor sería poder instalar calefacción. La misma calefacción que en el resto de la casa o al menos radiadores eléctricos para que la temperatura sea adecuada.

Pero si se va a utilizar muy poco tiempo al día o solo los fines de semana, quizás sea mejor idea instalar aire acondicionado con función de frío y de calor y de esta manera tener un sistema válido para todo el año.

-Para el suelo de la terraza debes de utilizar algo que aisle, que sea bonito y no necesite un gran mantenimiento. Puedes optar por un suelo vinílico pero el césped artificial puede ser una estupenda idea.

Durante el invierno es una fantástica base para que los niños jueguen y en verano queda ideal si se quiere hacer una comida en el exterior.

-Instala algún mueble a medida. Si la terraza va a ser la zona de juego de los niños debe de poder ser también el lugar donde guarden sus juguetes. Esto liberará de espacio su habitación y permitirá que todo esté más ordenado.

También puedes colocar alguna butaca para poder sentarte a disfrutar de la lectura mientras tu hijo juega o tomar un café con una amiga.

-Coloca persianas o estores en lugar de cortinas. De este modo ganarás mucho más espacio y además te resultará mucho más fácil limpiar la terraza. Verás como a tu hijo o hijos les encanta como zona de juegos y, cuando ellos no la usen, incluso podrás utilizarla tú para relajarte o disfrutar de algún tímido rayo de sol al mediodía.