Menú

Revalua

Otro sitio más

Materiales en persianas y cortinas 

Gracias al progreso en la investigación de materiales para la decoración y el mobiliario del hogar hoy en día podemos tener acceso a alternativas a las clásicas persianas venecianas de PVC o las cortinas de algodón.

En el caso de las persianas, el PVC ha sido el material más habitual en las últimas décadas, y sigue siendo una opción interesante por su buena relación entre el coste y las prestaciones. No cuesta demasiado, es un buen aislante y son bastante duraderas. Un material más tradicional y que se está recuperando en los últimos tiempos es la madera. Pero la madera es más cara y tiene un mantenimiento más complejo.

Pero el material que más está difundiéndose entre las persianas venecianas es el aluminio. A su favor están sus excelentes capacidades aislantes, en relación al frío, al calor o al ruido y su magnífico aspecto. El problema es que suelen ser un poco más caras.

Por otro lado, entre las cortinas existen también muchos nuevos materiales sintéticos o incluso híbridos mezclando productos  orgánicos e inorgánicos. No obstante, los tejidos naturales siguen siendo los preferidos de muchas personas. El algodón, el lino o la seda son tres tejidos ‘históricos’ que ofrecen excelentes resultados.

Entre los nuevos, podemos destacar por ejemplo el teflón, una fibra no inflamable que aguanta muy bien el calor y que es extraordinariamente resistente. Al teflón lo conocemos también en la ropa y es muy posible que tengamos alguna prenda en la que este tejido sintético forme parte de su composición.

Aparte del precio, algunas de estas fibras sintéticas no consiguen el mismo efecto a nivel decorativo que las fibras naturales y es ese aspecto el que hace dudar a muchas personas. Por eso también existen fibras que mezclan tejidos naturales y sintéticos de forma que se intenta ofrecer lo mejor de ambos manteniendo un coste relativamente bajo.

A la hora decidirnos por unas persianas o cortinas también debemos tener en cuenta los materiales porque son clave tanto en el acabado de los materiales como en la calidad sobre todo en relación al aislamiento.