Menú

Revalua

Otro sitio más

6 pautas para prevenir el cáncer de páncreas e hígado

El cancer de pancreas e higado puede prevenirse con buenos hábitos de alimentación y de salud. Evidentemente, no podemos garantizar en un cien por cien que no se vaya a sufrir esta enfermedad pero sí que se reduce el riesgo de padecerla. Estos son algunas pautas básicas para cuidar estos órganos.

-No fumar ni beber en exceso: Se calcula que el tabaco puede estar detrás de entre un 20 y un 30% de los casos de cáncer de páncreas. La bebida ataca directamente al hígado pudiendo causar cirrosis, la cual también aumenta los riesgos de cáncer.

-Haz ejercicio moderado: El ejercicio en dosis moderadas ayuda a que el sistema cardiocirculatorio funcione mejor y que, consecuentemente, todos los órganos reciban la sangre que necesitan para realizar sus funciones. También garantiza un mejor funcionamiento de las defensas, por lo que es bueno para evitar cualquier enfermedad y también el cáncer de páncreas o hígado.

-Evita los alimentos procesados: Los elementos procesados y con un exceso de grasas atacan directamente al hígado y al páncreas. Si se toman de forma habitual pueden acabar causando daños importantes en estos órganos y contribuyendo a la formación de tumores.

-Evita la diabetes: Evidentemente, no es algo que esté en tus manos al cien por cien ya que hay muchos tipos de diabetes y de problemas relacionados con esta enfermedad. Pero se trata de evitar la ingesta de alimentos ricos en azúcar, cuidar el sobrepeso y, en caso de estar en riesgo, llevar una dieta adecuada. La diabetes incide directamente sobre el páncreas y sobre el hígado y es una de las causas de riesgo en la aparición de tumores.

-Bebe suficiente agua: El agua es básica para la limpieza del cuerpo. Gracias a que se bebe mucha agua el hígado puede eliminar gran parte de las impurezas que filtra que se van mediante la orina. Además, el agua es básica para el buen funcionamiento de cualquier órgano.

-Evita automedicarte: El hígado es un filtro que se encarga de limpiar todos los químicos que pasan por nuestro cuerpo. Los medicamentos actúan directamente en el hígado y cuando se toma excesiva medicación lo normal es que este órgano acabe acusándolo al verse sometido a un trabajo extra que no siempre es capaz de sobrellevar. Evitar la automedicación es una forma de controlar todo lo que el hígado tiene que filtrar.

Cuando se toma algún medicamento prescrito por el médico este tiene que saber si se consumen de forma habitual otras pastillas sin receta ya que necesita tenerlo en cuenta para saber qué dosis podemos tolerar. Esto incluye medicamentos tan comunes como el ibuprofeno o el paracetamol.